Bitácora

A de amor – A de amistad

New York es sinónimo de mí. New York, mi New York es una fusión de situaciones, momentos, vivencias, sueños, perspectivas, aprendizajes, amor, poesía  y una atracción visceral brutal.

Mi New York es un puzzle y una de sus piezas es Mr.M, que es parte del corazón del puzzle y que hace que lata aún más si cabe el mío, estando en New York como en cualquier otra parte.

Él, …..

En cualquier historia siempre van existir dos perspectivas, es como todo en la vida, pero esta es la que yo he vivido y quiero compartir con vosotros.

He compartido New York con personas que he querido y que quiero, con personas que ya no están en mi vida, con personas que sí que están y evidentemente con Mr.M.

Pertenece al puzzle de mi New York, amor, pasión, amistad ….”

Te encontré al azar para practicar inglés, un miércoles de hace muchos años atrás, en el que hicimos toma de contacto pero nuestras conversaciones eran como las cartas que se mandaban con palomas siglos atrás, que mantenían en contacto pero con muchísima diferencia de tiempo.

Volvía a reencontrarme con New York, una vez más y sumando viajes al pasaporte. Pero esta vez viajaba con un giro completamente de 360º de mi vida y como no, New York también formaba parte.

(….)

El olvido de mi cartera en el hotel hizo que tuviera que dar media vuelta en el taxi, cosa que también hizo que la aguja del destino diera un giro brusco. Esas cosas del azar que hacen que cambien tu vida en un cerrar y abrir de ojos ….  Y ¡Así fue! …  Si no hubiera vuelto al hotel no hubiera visto el mail de Facebook informándome, de que tenía un mensaje privado, en el que me preguntaba si estaba en New York.  (De esto hace muchos años atrás).

Yo doña reticente a quedar con nadie de internet, pero quedé con él sin dudarlo por un instante, algo ilógico en mí.

Recuerdo haberte esperado fuera del restaurante y cuando te vi entrar, fui detrás de ti. Te llamé por tu nombre y te saludé como si hiciera tiempo que no nos veíamos, …. No me había sucedido con nadie en la vida, actuar así. Fluir ….

Y si  …. ¿Ya nos conocíamos? Y simplemente habíamos vuelto a coincidir en esta vida, aunque con un océano que nos separaba.

Creo que algo especial surgió entre nosotros la primera vez y por eso volvimos a quedar en ese viaje, además de hablar casi todos los días después … Hasta el punto de él cruzar el océano para verme a los dos meses.

Recuerdo mi primer beso con él y como me miraba … Recuerdo también nuestros besos furtivos en un taxi entre los rascacielos de New York … De estar abrazados hasta quedarnos dormidos en el sofá. Mirarle y sonreír cuando quería explicarme algo y al decir “so” me gustara como lo pronunciaba. Cosa que me sigue gustando.

Pero como todo cuento maravilloso tiene un capítulo que se cierra para abrir otro y así fue. Cuando regresó a New York hablamos bastante hasta que se fue convirtiendo en cuenta gotas, hasta que los dos llegamos a conocer a otras personas que se cruzaron en nuestras vidas (que luego con el tiempo tal como entraron salieron).

AmorAmistad

Lo curioso es que cuando tenía un día de mierda, recibía un whastapp de él — Corto y conciso … Hi! How are you? .. Siendo que hacía tiempo que no sabíamos del uno del otro. Era como si pudiera sentir que no estaba bien y era como  —-¡Eh! Estoy aquí. …. Yo también le escribía y muchas veces cuando le echaba de menos.

Y sí, tendría que haber pasado la Nochevieja contigo aquella vez y haberme lanzado a la piscina.

Se trasladó a Londres … y con el tiempo volvió a New York …

Mensajes cruzados con te echo de menos, incluidos.

Montaña rusa de emociones, de besos y de abrazos en New York, Valencia, Alicante, Madrid y otra vez en New York … De despedidas en aeropuertos .. en las puertas de los taxis. Cuando los astros se alienaban y volvíamos a estar juntos aunque fuera por unos días. Pero también una montaña rusa post haber estado juntos.

¡Por cierto! Recuerdo haber pasado juntos el supuesto final del mundo del calendario maya … Sí, coincidió en esa fecha, una de las veces que nos vimos. Y pensé, si llega … Estoy con él.

Viajes a New York en los que él no estaba y en otros en los que sí estaba, pero no podía verle. Aunque una parte de mí siempre esperaba cruzarse con él en una esquina, en el metro o al salir de un restaurante ….

La letra A es la insignia de nuestra relaciónA de amor y A de amistad …, en la que la última A, es la que parece que prevalece.

Durante mucho tiempo pensé que esa atracción tan visceral que tengo con New York era él (quizás parte de ello sí que era así) y que por eso me atraía aún más New York … Como que New York me llamaba a gritos, para hacer que me reencontrara con él — No sé … Hipótesis.

Amor y otras cosas, se podría llamar a lo que tenemos o tuvimos, amistad ante todo evidentemente. Pero es como todo en la vida, quizás para mí era una pieza de mi puzzle …. Pero siempre hay dos caras de una misma moneda y según la que mires puede ser una cosa u otra.

Un secreto a voces y que todos los que me conocen de cerca saben bien, que New York es significado de Mr.M y la pregunta de siempre es : ¿Vas a verle? — Of course! O eso  espero siempre …. Pero la vida cambia a velocidades vertiginosas muchas veces.

Recuerdo un viaje sola a New York, en el que evidentemente iba por él y si él hubiera estado en Australia, habría ido a Australia.

Cena “en nuestro restaurante japonés” y después algo de beber en un bar cercano … Mientras que nuestras manos se entrelazaban pero nuestras miradas se escondían …   Momentos en los que no te lanzas por qué en el fondo tienes miedo.

Instantes en los que te habría besado cuando volví del baño y te encontré mirándome como solías hacer.

Despedidas en la calle, en las que no eramos nosotros.

Me emociono cuando nos volvemos a reencontrar y compartimos vivencias juntos.

Momentos en los que me subo a un Uber camino al apartamento en el norte de Manhattan y veo la luna por la ventana, y por un instante creo estar viendo la luna desde Valencia …. Y sacudo la cabeza de un lado para otro y me digo : ¡Joder qué estás en New York! Tomo el teléfono y te escribo …. Para decir lo que siento realmente.

Y ……

……

La vida son sumas de decisiones al fin y al cabo.

Las piezas de un puzzle jamás pueden ser reemplazadas, tan solo puedes: Dejarlo tal y como está y añadir piezas nuevas al puzzle …. Cosa que extrapolo a mi puzzle de New York, como al de mi vida.

Lo que siempre preferiré será quedar contigo y mirarnos como nosotros solo sabemos, darnos esos abrazos que llenan el alma, entendernos en nuestro propio idioma y que me expliques algo y digas mi adorado “so” con tu acento ;P

En conclusión toda nuestra historia se puede resumir con una sola letra “A”

Tú, mi pieza del puzzle …

To be continued …

By Paloma Martínez – Caminando por Nueva York.

Soy una ciudadana de este mundo a quien le fascina viajar y conocer rincones nuevos. Aunque mi amor a voces es "New York", forma parte de mí y mi vida de una manera u otra. Pienso que vayas donde vayas New York siempre se quedará en tu vida. Aprendiendo y creciendo cada día. Dame una buena conversación y seré feliz.

2 comments on “A de amor – A de amistad

  1. Joana Orrantia

    Me encantó!! Tan así que también Vi esa luna, también tome el taxi y pase nuevamente entre los rascacielos de NY, incluso me deje estremecer por lo que llaman su ruido que al rondar sus calles se vuelve más un apasionante silencio detonador de sueños que no es más ni menos que cuando te has percatado que si que estoy en NY!! Eres la mejor!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: